quarta-feira, 13 de novembro de 2013

Ah! Mendoza!

Ella y su luz.

Sus manos que abren
las ventanas del'alma,
con sus guitarras mágicas,
sus cantantes altivos.

Mi corazón está
repleto de flores
y versos.

És una canción infinita,
sin igual.

Amo-te, ahora y
siempre.

2 comentários:

Lautaro Michaux disse...

el manuscrito hacía el poema todavía más hermoso :)

Lautaro Michaux disse...

si eso fuese posible! :D